IMG_5569

Pastel de Zanahorias o Carrot Cake

Las zanahorias están presentes en recetas de repostería en Gran Bretaña desde la época medieval. Esto es debido a que las zanahorias eran una alternativa más barata y disponible con mayor facilidad que otros edulcorantes, ya que es uno de los vegetales más dulces, su uso se recomendó durante la Segunda Guerra Mundial, por el racionamiento de alimentos y la escasez de azúcar. Sin embargo, el pastel de zanahorias, no se hace popular hasta el último cuarto del siglo XX, cuando los militares norteamericanos destinados en Europa durante la gran guerra se llevan la receta a su país y la adoptan masivamente desde los años 60, no hay cafetería o salón de té que no lo tenga en su repertorio.

Existen tantas recetas de pastel de zanahoria, como gente que lo cocina. Es un pastel bastante húmedo y jugoso, con un sabor sublime, con solo probarlo sabrás porqué es tan apreciada y se ha convertido en todo un clásico.

 

INGREDIENTES:

  • 340 gr. zanahorias
  • 200 gr. harina de repostería
  • 80 gr. harina integral
  • 4 huevos
  • 200 gr. azúcar
  • 100 gr. azúcar moreno
  • 240 ml. de aceite de girasol
    100 gr. nueces
  • 4 rojadas de piña
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de canela

Frosting

  • 300 gr. queso cremoso tipo Filadelfia
  • 250 gr. azúcar glas
  • 50 gr. mantequilla
  • 300 ml. nata Líquida

 

PREPARACIÓN:

  • Poner las nueces a tostar en el horno durante unos 8 minutos a 180º, las sacamos y las dejamos enfriar.
  • Seguidamente vamos a preparar los ingredientes que necesitan ser cortados, ya sea en la termomix o en otro procesador de alimentos trituramos la zanahoria hasta dejarla muy picadita, deben de quedar unos trozos pequeños. Por otro lado troceamos en daditos las rodajas de piña y reservamos.
  • Una vez ya tengamos nuestras nueces
    tostadas, las picamos también en trozos pequeños.
  • En un bol, ponemos la harina, el bicarbonato, la sal, la levadura, y la canela removiendo hasta que nos quede una mezcla homogénea.
  • En otro bol, mezclamos los huevos con el azúcar hasta que quede una masa blanca y espumosa, luego añadimos el aceite y la esencia de vainilla y seguimos batiendo hasta obtener una mezcla homogénea y ligera.
  • A continuación mezclamos los ingredientes líquidos con los secos hasta conseguir una masa ligera, seguidamente añadimos la zanahoria, las nueces y la piña y los mezclamos hasta integrarlos en la masa.
  • Seguidamente esparcimos la masa en dos moldes engrasados de 23 cm cada uno (esto es opcional, también podéis hacerlo en un único molde y cortar luego el bizcocho por la mitad o bien repartir la mezcla para hacerla en dos veces), lo introducimos en el horno, precalentado a 180º y lo dejamos cocer unos 30 minutos * aproximadamente o hasta que pinchemos y veamos que el cuchillo sale limpio.
  • * (para la opción de dos moldes, en caso de que sea en un único molde 1 hora)
  • Mientras tenemos el bizcocho en el horno prepararemos nuestro frosting. Ponemos en un bol la mantequilla y el queso crema (a temperatura ambiente) y la batimos con unas varillas hasta conseguir que nos quede casi montada, continuamos añadiéndole el azúcar y el extracto de vainilla hasta que nos quede una mezcla uniforme y sin grumos, luego añadimos en varias tandas la nata que habremos montado previamente y la iremos incorporando a la masa de forma suave y con unas varillas.
  • Sacamos del horno y lo dejamos enfriar. Una vez frío, ponemos una base de bizcocho, otra de frosting y nuevamente otra capa de bizcocho, cubriremos la tarta con el frosting y la metemos en el frigorífico al menos 1 hora antes de consumirla, así el frosting habrá cogido consistencia y frescura.

La tarta ya está lista para disfrutar de lo lindo, pero si quieres darle más presencia, puedes decorarla espolvoreando unas nueces picadas por encima.

arroz_bacalao_2

Arroz basmati con bacalao

Ingredientes para 4 personas:
400 gramos de bacalao fresco
300 gramos de arroz
650 ml de caldo de pescado
3 dientes de ajo
media cebolla
1 ñora
1 pimiento
pimentón dulce
Azafrán
sal

Hervir las espinas y la piel del bacalao para hacer un fumet, colar y reservar. Cortar el bacalao en trozos y reservar. Cortar el pimiento en pequeñas tiras y el ajo en láminas, picar la cebolla y sofreír todo con la ñora y un poco de aceite de oliva. Añadir un vasito de vino blanco y dejar reducir, a continuación añadir el caldo de pescado y los trozos de bacalao, el pimentón, el azafrán y un poco de sal, cuando empiece a hervir añadir el arroz.

cartel2

Anís de Cazalla El Clavel

La marca “El Clavel” fue fundada en Cazalla de la Sierra en 1.896, habiendo permanecido en manos de la misma familia hasta el año 2.001, en el que fue adquirida, junto con sus formulas magistrales, por sus actuales propietarios, Alquitaras de Cazalla, S.L

Fabricamos desde nuestra fundación y son nuestros productos tradicionales “Anís Seco y Dulce”, Los reconocidos “CAZALLA”, en los mismos alambiques de siempre, “gota a gota”, procesos que duran días enteros. También Licor de Guindas, con frutos de la zona de Cazalla de la Sierra, compradas por nuestros expertos en su mejor momento de madurez y maceradas en Alcohol bidestilado en nuestra destilería.. En los años que la naturaleza ha sido mas esplendida, los frutos son más carnosos y de color mas intenso, lo que se traduce en el color y sabor del licor: Algo más oscuro, con más sabor a hueso, etc.

Nuestro principal activo y como tal lo conservamos, es nuestra “Esencia de los Ángeles”, .esa formula secreta y antiquísima, que se ha trasmitido de generación en generación, dentro de la misma familia por mas de 100 años y que hemos tenido la inmensa suerte de heredar. Este bouquet único de nuestra destilería, es el alma de nuestros productos, aportando a los paladares mas exigentes esas sensaciones que solo los que los hayan paladeado pueden describir.

Destilería
San Benito, 8 41370 Cazalla de la Sierra – Sevilla
Telf.: +34 954 884 019 Fax: +34 954 884 205

gastronomia_china_th

La gastronomía china

La cocina china se caracteriza principalmente por la riqueza y variedad de sus ingredientes y la complejidad de sus métodos de corte, gran sofisticación en el uso de condimentos y especias, sus métodos de cocción y, finalmente, la increíble variedad de sus platos.

Todo lo que corre, nada o vuela…
Una famosa expresión china dice que los cantoneses se comen todo lo que tiene cuatro patas, menos las mesas, cualquier cosa que vuele, menos los aviones, y todo lo que nada, a excepción de los submarinos … Esto es prácticamente verdad, no sólo para los cantoneses, sino para la mayoría de chinos.
Más de 150 especies de vegetales, 500 especies de peces, 70 especies de las cucurbitáceas, de 200 especies de hongos, 110 especies de animales se usan en la composición de platos chinos. Entre ellos, se pueden encontrar cosas tan extrañas como gatos, serpientes, perros, flores frescas, té o incluso plantas medicinales.
Añadiendo a esto las diferentes variedades dentro de cada especie (cerdo de Suzhou o Chongqing, pato de Pekín o de Canton, arroz de Manchuria o de  Zhejiang). Existe una variedad increíble de productos estrictamente a su disposición para cocinar platos chinos.

Cuidado con los dedos
Para alguien que conoce la cocina china por primera vez, lo primero que sorprende es que todo está cortado muy pequeño. Algunos cocineros occidentales dicen, no sin cierta sorna, que en China pueden comer 20 personas con un solo pollo.
Es verdad que en la gran mayoría de platos chinos, carnes, pescados o verduras se cortan en trozos pequeños. Esto se debe en gran parte a la costumbre china de comer con palillos, es más fácil comer cuando los ingredientes están cortados lo suficientemente pequeños como para ser comidos en un bocado.

Pero el tamaño de los trozos de comida no se explica solo por esa razón. Un cocinero chino cortará los ingredientes, según el tipo de plato que prepare, según el tipo de cocción que necesite, en función de las necesidades de preparación, o simplemente por razones estéticas.
Si alguna vez ha comido un “teppanyaki” japonés, o si ha visto la película Muslo o pechuga, seguramente se habrá quedado impresionado por el virtuosismo del cocinero asiático haciendo acrobacias con su cuchillo y troceando la carne a un ritmo vertiginoso.
En la cocina china, hay un cocinero especializado en el corte de los ingredientes, su técnica es impresionante. Corta, trocea, deshuesa… a una velocidad y con un virtuosismo asombrosos.

La cocina china también se distingue por un desarrollado gusto por la estética. Por ejemplo, a partir de un nabo o una zanahoria, los especialistas son capaces de tallar estatuillas efímeras o producir delgadas tiras que se ganan la admiración de los comensales. A menudo, se talla en la superficie de una calabaza o una sandía, un bajorrelieve que transporta directamente a las mejores tradiciones del arte chino.
Estas técnicas de corte y de esculpido forman una faceta muy seria y particular del arte gastronómico chino.

Despertar de las papilas
Cuando uno intenta iniciarse en la cocina china, a menudo es abrumado por la multitud de especias y la variedad de sabores. La cocina china ha desarrollado una teoría original del gusto, codificada en cinco sabores básicos (agrio, dulce, amargo, picante, salado – seis, de hecho, si añadimos el sabor “sabroso”), que se desglosan en una multitud de sabores compuestos.
Todas esas especias y condimentos innombrables son utilizados para enriquecer el sabor de los alimentos, que todo sea dicho, adolecen a veces de un poco de personalidad. Alianzas de sabores que son sorprendentes para el paladar occidental (agridulce, por ejemplo) dan a las cocinas regionales chinas sus signos de distinción (la agridulce a menudo está presente en la cocina cantonesa, mientras que los cinco sabores son más de la región de Sichuan).

La formidable extensión geográfica de China y la diversidad de sus suelos y su clima han proporcionado a la cocina de ese país una infinita variedad de especias. El ingenio de los habitantes del imperio ha dado a luz a condimentos que se preparan por cientos (salsa de soja, salsa de ostras, salsa de pescado, salsa de chile, etc.). Por último, las influencias extranjeras en diferentes períodos de la historia de China no están ausentes de su cocina, a la que debe ingredientes tan diversos como el clavo, el anís estrellado y la cebolla, que ha incluido cosas como el curry o el vino tinto en algunas de sus recetas.

Al amor de la lumbre
La técnica culinaria china también se basa en una utilización elaborada y muy controlada del fuego y de los tiempos de cocción. Se distinguen, por ejemplo, diez niveles de temperatura para el aceite de freír, se define de forma muy precisa el fuego fuerte, fuego medio, fuego lento o muy lento. Según los platos o las regiones, el cocinero es también tan exigente con el origen de los productos que con el recipiente de cocción: wok, olla de barro,  olla para cocer al vapor y otras placas de metal calentado cumplen cada una con funciones muy específicas.

Los métodos de cocción se desglosan también en múltiples términos: se han contado docenas de técnicas de cocción, cuyos nombres a menudo no tienen un equivalente en español y solo se pueden traducir a través de laboriosas perífrasis: cocción a fuego lento con aceite, fritura viva, cocción al humo, cocción en salsa, cocción pegándose al fondo de la cacerola.

¿Dijo usted comida china?
De acuerdo con un estudio estadístico realizado en China en 1983, fue posible identificar más de 60 000 diferentes platos. Esto es comprensible si se considera por ejemplo la diversidad de la cocina regional francesa o italiana. Imagine un país cuya superficie es igual a 18 veces la de España o Francia, que tiene no menos de 56 minorías étnicas! De éstos, los expertos chinos en gastronomía explican que existen unos 5.000 platos regionales, unos 1000 llamados “históricos” y unas 10 000 entradas frías.
Hablar de cocina china no tiene por lo tanto mucho sentido. Hay muchos tipos de cocina. Las cocinas regionales se caracterizan por los sabores predominantes, los productos y los utensilios utilizados… Son increíblemente diversos, y a menudo no son exportables. Para comer un verdadero pato Pekinés, debe ir a Pekín, y para no decepcionarse cuando come carne de cerdo laqueado, es mejor comerlo solo en Cantón.

tarta de peras

Tarta de peras

Receta para elaborar una deliciosa tarta de peras que hará las delicias de toda la familia.

Ingredientes para 6 personas :
Un fondo de pasta de hojaldre
6 peras maduras y hermosas
(también se puede hacer con peras en almibar)
3 huevos
125ml de nata liquida
70 gramos de azúcar glas
Canela o azúcar vainillado
Un poco de aceite o mantequilla para engrasar el molde.
Elaboración :
Extender la pasta de hojaldre sobre un molde engrasado y picarla con un tenedor.
Pelar las 6 peras y cortarlas en 4 quitandoles los corazones.
Colocar los cuartos de pera sobre la pasta y espolvorear de canela.
Batir los tres huevos enteros y añadir la nata fresca y los 70 gramos de azúcar glas.
Verter la mezcla de huevos, nata y azúcar sobre las peras.
Meter en el horno precalentado a 180° durante 30 minutos.
Una vez fuera del horno se puede espolvorear con un poco de azúcar glas.

2509093761_32fe5032b2_b

Focaccia

Se cree que esta receta tiene orígenes griegos o Etruscos, sin embargo es considerada como una especialidad italiana de la región de Liguria, denominada fûgassa en el dialecto local.

Ingredientes:
500gr de harina
1/2 cuchara de azúcar
1 Cuchara de sal fina
30 gr de levadura fresca de panadero
250ml de agua caliente
100ml de aceite de oliva
romero fresco
sal gruesa

Elaboración:
Disolver el azúcar y la levadura en el agua caliente y dejar reposar la mezcla unos 10 minutos.
Poner la harina, la sal y la mitad del aceite en un gran bol, mezclar y añadir la mezcla del azúcar, el agua y la levadura. Amasar todos los ingredientes durante unos 10 minutos. Poner la masa en un bol engrasado con aceite, cubrir con papel transparente y dejar reposar una hora hasta que doble su tamaño.
Poner la masa extendida en la bandeja del horno hundiendo los dedos en la masa y formando los tradicionales hoyuelos de la focaccia donde penetrarán los ingredientes que aportando todo su sabor.
Cubrir con un trapo húmedo y dejar reposar otros 20 minutos. Rociar con el aceite restante, la sal gruesa y el romero fresco, introducir en el horno precalentado a 220º, bajar la temperatura a 180º, hornear durante 15 minutos.

Ya tenemos preparada una deliciosa focaccia, que se puede degustar tal cual, o bien, antes de introducirla en el horno, se le pueden añadir por encima ingredientes al gusto como: aceitunas, albahaca fresca, queso rallado, jamón picado o cualquier otro ingrediente que nos apetezca.

Pan-de-frutas1

Pan de frutas secas

Ingredientes para aproximadamente 1 kg :
450 gr de harina de fuerza:
1 cucharadita de bicarbonato
25 gr de azúcar glas
una pizca de sal
50 gr de frutas secas variadas al gusto (pasas sultanas, orejones, mango,  etc…)
400 ml de leche
1 yogur natural sin azúcar

Elaboración:
Mezclar todos los ingredientes secos en un gran bol. Añadir el yogur y a continuación la leche poco a poco mientras se va mezclando para ir formando la masa.
Una vez la masa bien mezclada, ponerla en un molde rectangular bien engrasado con mantequilla o aceite. Meter en el horno precalentado a 190º durante 20 minutos. Al cabo de este tiempo bajar la temperatura a 170º y continuar horneando durante 25 minutos. El pan estará listo cuando se le golpee con el mango de un cuchillo y suene a hueco. Si queda alguna duda, sacarlo del molde, darle la vuelta y hornearlo 10 minutos más.

Se saca del horno y se deja enfriar. Este pan se puede comer  tal cual o acompañado de mermelada y/o mantequilla.

Patatas-con-chocos-1

Patatas con chocos

Este es un plato muy conocido en toda Andalucía, tanto en ciudades costeras como de interior. Un delicioso guiso marinero de cuchara para chuparse los dedos. Aqui va la receta:

Ingredientes Para 4 personas:
3/4 kg de chocos
1,5 kg de patatas
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
1 pimiento
1 tomate
pimentón dulce
2 hojas de laurel
aceite de oliva
sal
1 guindilla

Elaboración:
En primer lugar limpiar el choco y  cortarlo en tiras pequeñas que quepan enteras en la boca, reservar. Hacer un sofrito con ajo, cebolla, pimiento y aceite, cuando esté dorado agregar un tomate pelado y cortado en daditos, los chocos y sofreir. Añadir 1 litro de agua, cuando empiece a hervir, añadir una cucharada de pimentón dulce, el laurel y un poco de sal. Cocer unos 3/4 de hora hasta que los chocos estén tiernos y añadir las patatas cortadas en trozos no muy grandes y la guindilla, dejar 15 o 20 minutos más hasta que las patatas estén tiernas, retirar la guindilla y servir.

Comedor1214112915

Albarama, Restaurante y Tapas

El tiempo se para cuando entramos en el restaurante Albarama. Parece que nos hemos transportado al futuro cuando su moderna decoración hace que casi nos olvidemos de que nos encontramos en el corazón histórico de Sevilla.

El proyecto de interiorismo, llevado a cabo por Arancha Mato, se ha estructurado en base a la peculiar geometría del local. El objetivo ha sido crear un ambiente cordial, actual y con carácter propio a través de una cuidada selección de los materiales y una mezcla entre lo formal y lo industrial que confieren al local una personalidad propia, como si de una buena receta se tratara…

El restaurante Albarama abría sus puertas el pasado 13 de septiembre con una propuesta gastronómica distinta que va desde las tapas de autor que se sirven en la zona de tapeo hasta los segundos platos de corte tradicional de la zona del comedor, pasando por unos entrantes de cocina de vanguardia para los que se emplean novedosas técnicas culinarias. Al frente de sus fogones se encuentra el chef Diego Solís, para quien resulta tan importante ofrecer un tipo de cocina vanguardista como que “el clie

nte coma bien y se sienta satisfecho.” Entre las sugerencias de Solís se encuentran las tapas de envoltini, erizo de mar y el salteado de langostinos con arroz y alioli. De la carta del restaurante, el cocinero recomienda el arroz a banda y el de carabinero. Y para terminar nada mejor que los postres artesanales, como la espuma de polea con sabayón de brandy Luís Felipe. Sin olvidar por supuesto el “Termínese su vino”, una exquisita selección de quesos.
Para los amantes del buen vino, Albarama dispone de una extensa bodega de caldos nacionales, cavas y

champagnes.

El restaurante abre sus puertas a las once de la mañana, siendo el horario de cocina de 13´00 a 16´00 horas para almuerzos y de 20´00 a 24´00 horas para cenas.
Por la tarde Albarama reinventa el After Work con un concepto de “copa bien servida” y deliciosos cócteles.

Para la temporada de invierno, el restaurante ofrecerá un programa variado de cocina tradicional de caza, setas, hongos y cocidos de todas las regiones españolas, también tiene previsto presentar su menú ejecutivo.
El proyecto de interiorismo de Alabarama se ha estructurado en base a la peculiar geometría del local, reforzando la forma de “tubo” destinado a la zona de tapas que desemboca en un patio interior (el comedor) al que se ha dotado de luz cenital a través de un lucernario del que se suspenden macetones colgantes con vegetación, como si de un invernadero se tratara.

Al techo, de instalaciones vistas, se le ha colocado una segunda piel formada por placas cóncavas, específicamente diseñadas para favorecer el confort acústico.
Para el mobiliario, diseñado a medida, se ha empleado madera chapada de teka con unas betas muy pronunciadas, y dando la bienvenida se hadispuesto una pared revestida con una cortina metálica tradicional pero con un aire muy renovado.
La cocina adquiere un gran protagonismo al estar panelada mediante espejo envejecido, dejando una comunicación visual entre ésta y la sala para que el comensal pueda ver el trabajo que en ella se desarrolla.
Otra parte fundamental de este proyecto ha sido el sistema de iluminación a base de puntos de luz muy personales sobre cada mesa, reforzados mediante iluminación indirecta a base de leds que perimetralmente se han dispuesto sobre cada placa del techo.

Dirección:
Plaza de San Francisco, 5
Teléfono:
954 22 97 84

confiteria la campana

Confitería La Campana

Allá por el año 1885 Antonio Hernández Merino estableció en el centro y corazón de Sevilla la confitería La Campana. Fue desde el primer momento punto de cita para todo tipo de gente, ya sea de Sevilla o de visita en la ciudad.

Los merengues, los polvorones y las yemas han sido siempre los dulces más tradicionales de La Campana, aun hoy día se siguen elaborando según la antigua receta original.

Dirección:
Calle Sierpes 1,
41004 Sevilla
Localizar en el mapa